Paritaria: camioneros exigió un 131% de aumento salarial

0
11

En Trabajo le restaron importancia a la expectativa sobre las conversaciones de hoy. “Fue sólo la firma del acta de apertura, con la fijación de la fecha de la primera audiencia”, dijeron en la cartera del ministro del riñón de Alberto Fernández, Claudio Moroni, que prefirió no participar, pero podría estar más adelante, si las cosas se complican. De hecho, la semana pasada debió intervenir personalmente con el SUTNA hasta altas horas de la madrugada del jueves, mientras era apuntado nuevamente por el kirchnerismo, crítico de su gestión y partidario de que se lo reemplace.

Los empresarios, en cambio, quedaron en alerta, y mantenían sendas reuniones en sus propias oficinas después de la charla con el hijo de Hugo Moyano. Esperaban un pedido alto en el contexto inflacionario, pero el 131 por ciento, señalaron, es récord, y duplica el porcentaje previsto por el Ministerio de Economía en el proyecto de Presupuesto del año que viene, previsto en un 60 por ciento. “Se exceden, claro. Pero en la Argentina los números se exceden solos, el mercado se excede”, deslizaron, con hartazgo por la situación económica, en una de las cámaras.

El pedido de Moyano representa uno de los porcentajes más altos de la última serie de negociaciones paritarias (el sindicato del Seguro, por ejemplo, cerró en un 109 por ciento, un número considerado muy alto en comparación con gremios de menor envergadura). Y se mostró dispuesto a endurecerse si las empresas no ceden. La semana pasada, antes de siquiera sentarse a dialogar, amenazó con iniciar acciones de protesta si le impiden obtener un número para “ganarle a la inflación”.

“Lo de los neumáticos va a ser un poroto al lado nuestro”, había dicho el referente camionero, que se posiciona con cada vez más énfasis en una postura combativa dentro de la CTT, donde desde hace meses se encuentra envuelto en una fuerte interna frente a sus rivales moderados, Héctor Daer y Carlos Acuña, cercanos a Alberto Fernández y Sergio Massa. Recientemente, el camionero, desplazado de la toma de decisiones de la central cegetista, había advertido que estaba a punto de escindirse. Pero frente a la falta de apoyo interno, inclusive entre sus aliados, y luego de una serie de diálogos con el Presidente, que buscó disuadirlo, debió dar marcha atrás. (Infobae)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here