Un policía declaró que al interceptar el auto donde iba Blas Correas, él «no tenía pulso»

0
14
Los videos de las cmaras de seguridad y de los mviles que se reprodujeron en la audiencia acreditan que Blas no recibi ayuda al momento de ser interceptado por la polica Foto Laura Lescano
Los videos de las cámaras de seguridad y de los móviles que se reprodujeron en la audiencia acreditan que Blas no recibió ayuda al momento de ser interceptado por la policía. Foto: Laura Lescano.

Un policía declaró este juevesen el juicio por el crimen de Blas Correas, el adolescente asesinado de un balazo durante un control de la fuerza en agosto de 2020 en la ciudad de Córdoba, que al momento en que él interceptó el vehículo la víctima ya «no tenía pulso», lo que contradice a una testigo presencial que aseguró que el chico «todavía respiraba».

El tribunal técnico de la Cámara 8va. del Crimen cordobesa y los miembros del jurado popular, escucharon el testimonio del sargento Diego González, quien fue el que interceptó el Fiat Argo Blanco en el que Blas agonizaba en compañía del conductor Juan Cruz Camerano Echavarría (21) y su pareja Camila Toci (19).

González relató que el vehículo fue interceptado a las 0.20 del 6 de agosto de 2020 y que en el asiento trasero había una persona recostada.

«Tenía un moretón en el pecho. Le hablo, le toco el hombro y no reacciona. Le toco el cuello y no tenía pulso», recordó el policía y añadió que en ese momento se encontraba con su compañero, el cabo Emanuel Fachisters, quien también declaró este jueves.

En la audiencia también declaró Génesis Moreno Sierra, una venezolana que observó desde un balcón el operativo policial donde habían detenido al auto baleado

También manifestó que el conductor Camerano Echavarría «se quebró en llanto» cuando le preguntó que le había pasado a su amigo y respondió que «lo mató la policía».

Mientras que la oficial subinspector, Melisa Escalante, también testigo en esta jornada, había llamado a la ambulancia y el médico había constatado que Blas «no tenía signos vitales».

Uno de los policas acusados de homicidio Foto Laura Lescano
Uno de los policías acusados de homicidio. Foto: Laura Lescano.

Sin embargo, el abogado Alejandro Pérez Moreno, querellante en representación de la familia de Blas, insistió en la «credibilidad» del testimonio prestado por Toci, quien había afirmado que el adolescente «todavía respiraba» cuando fueron interceptados por los policías, y que pedían a gritos a los efectivos para que lo asistieran.

Los videos de las cámaras de seguridad y de los móviles que se reprodujeron en la audiencia «acreditan con absoluta certeza que no solo que no le practicaron maniobras de RCP (Reanimación Cardio Pulmonar), sino que tampoco brindaron asistencia ni contención a los familiares de Blas» ni al resto de los chicos, manifestó a Télam el letrado.

Según la acusación, dos de los policías dispararon contra el rodado y uno de los proyectiles impactó en la espalda de Blas, quien murió

Toci «dijo la verdad porque no tenía nada que ocultar. Hay que creerle porque siempre dijo la verdad», destacó Pérez Moreno y remarcó: «Blas estaba con vida y nada hicieron para que siga viviendo. Sólo se ocuparon en ver cómo alterar todas las pruebas para inculpar a los chicos.»

Asimismo anticipó que al final de este proceso va a solicitar que «se investiguen las omisiones de los policías como servidores públicos», a los efectos de determinar si constituyen delitos penales o administrativos, entre ellos, el no haberle practicado RCP cuando el adolescente aún respiraba adentro del automóvil rodeado de efectivos.

En la audiencia también declaró Génesis Moreno Sierra, una venezolana que observó desde un balcón el operativo policial donde habían detenido al auto baleado.

Por último se pasó a cuarto intermedio hasta el martes 18 de octubre a las 9 para continuar con la recepción de más testigos.

Los cargos que enfrentan los policías son de «falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público»

El hecho ventilado en el debate ocurrió la madrugada del 6 de agosto del 2020, cuando Blas (17) se hallaba en el Fiat Argo junto a sus cuatro amigos y al circular por el barrio Colinas, en el sur de la capital cordobesa, evadieron un control policial porque el conductor se asustó al ver que uno de los efectivos había desenfundado un arma.

Según la acusación, dos de los policías dispararon contra el rodado y uno de los proyectiles impactó en la espalda de Blas, quien murió.

Por el homicidio se encuentran acusados el cabo 1° Lucas Damián Gómez (37) que, según la fiscalía, efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria, y el cabo 1° Javier Catriel Alarcón (33), quien disparó en dos oportunidades.

Ambos llegaron al juicio como «coautores de homicidio calificado por haber sido cometido en abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, homicidio calificado por abuso de su función en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos- y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos».

El compaero de Blas que conduca el auto donde llevaba a Blas agonizante tras haber recibido disparos de la polica
El compañero de Blas que conducía el auto donde llevaba a Blas agonizante tras haber recibido disparos de la policía.

En tanto, los restantes acusados, todos policías, son Sergio Alejandro González, Wanda Micaela Esquivel, Yamila Florencia Martínez, Walter Eduardo Soria, Enzo Gustavo Quiroga, Jorge Ariel Galleguillo, Leonardo Alejandro Martínez, Rodrigo Emanuel Toloza, Ezequiel Agustín Vélez, Leandro Alexis Quevedo y Juan Antonio Gatica.

Los cargos que enfrentan son de «falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público», ya que se les imputa, entre otras cosas, haber «plantado» un arma para simular un enfrentamiento con los chicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here